POLARIDADES EN LA GESTALT

publicado en: Sin categoría | 0

Las polaridades, los contrastes, el juego de los contrarios definen el mundo y nos ayudan a interpretarlo: vida/muerte, alegría/tristeza, tener hambre/sentirse saciado. Sabemos lo que es uno porque conocemos el otro, y viceversa. Son concretos, específicos, de una sola pieza.

Aunque la vida es mucho más que eso, ya que está llena de matices, tonos grises que van desde el blanco al negro y sensaciones difíciles de clasificar, las personas tendemos a definirnos  en estos términos absolutos. Esto es el llamado autoconcepto: nos creemos esa parte de nosotr@s como si fuera una totalidad (cuando decimos: “soy demasiado buen@”, “soy vulnerable”, “soy fuerte”, “soy tímid@”, etc.).

Estos conceptos no sólo los hemos creado nosotr@s para dar una coherencia a nuestro comportamiento, para obtener una sensación de estabilidad, sino que provienen de roles establecidos en nuestra propia familia, que también servían para simplificar y catalogar fácilmente a sus miembros por parte de las primeras figuras de autoridad (normalmente, nuestros padres). Expresiones como “eres un/a niñ@ muy buen@”, “tienes muy mal carácter” o “te cuesta entender las cosas” quedan grabadas en nuestro inconsciente y se convierten en definiciones que aceptamos y creemos a pies juntillas: “YO SOY ASÍ”.

 

Jugando a ser como creemos que somos anulamos lo contrario. Pero así como en la tierra existe el día, y por tanto la noche, también en nosotr@s como organismos vivos está el opuesto de lo que nos hemos contado que somos.

 

Además juzgamos las polaridades como incompatibles, y es importante que seamos capaces de permitirnos salir de nuestro autoconcepto y abrazar aquellas actitudes y aptitudes que también forman parte de nosotr@s pero que aún no hemos dejado que afloren. Podemos ser y actuar de una manera diferente a como siempre hemos creído.

 

¿Cómo se trabajan las polaridades en Gestalt?

La terapia Gestalt, con su propuesta, nos ayuda a trabajar las polaridades de diversas maneras: flexibilizando el funcionamiento humano, vivenciando las partes reprimidas en nuestro interior.

Una de las técnicas principales consiste en representar al opuesto, reapropiándonos de lo que hemos proyectado en otras personas que a priori nada tenían que ver con nosotr@s.

Nos ayuda a descubrir cuánto hay nuestro que habíamos dejado fuera de la conciencia. También podemos exagerar alguna parte con la que nos sentimos muy identificad@s para tomar distancia respecto a ella desidentificándonos de nuestro “yo”, flexibilizando nuestra conducta.

 

El objetivo en la Gestalt de la Polaridades a través del “darse cuenta”  es la  integración de esas partes que hemos negado de nosotr@s mism@s, flexibilizando nuestra conducta y, por tanto, pudiendo vivir de una manera más libre y enriquecedora. Integrar aspectos negados en un@ no es fácil, y como es lógico genera resistencias porque implica despedirse del autoconcepto que tanto esfuerzo nos llevó construir, y que de manera neurótica nos ha aportado beneficios.

 

Polaridades Gestalt: Ejercicio

En la vida nos alimentamos mayormente de afecto. Ante esta bifurcación la Psicoterápia Gestalt nos propone trabajar una actitud flexible, una posición intermedia, que se endurece cuando la ocasión lo requiere y que da espacio a lo tierno cuando es posible. Se asemeja a desarrollar un músculo con suficiente tono para responder si es necesario, y así poder estar preparad@s para lo fácil y lo difícil mientras disfrutamos de la vida.

 

Un ejercicio que puede ser efectivo y revelador es el de la Polaridad en la Gestalt. Consiste en detectar cuándo sucede lo uno y otro, y consta de dos partes:

  • Primera: Detección; para ello:
    • Escribe dos momentos en que te hayas mostrado dur@ ante alguien.
    • Escribe dos momentos en que te hayas mostrado bland@ ante alguien.
  • Segunda: Indagación de las posiciones intermedias ante estas dos polaridades; para ello:
    • Escribe un momento de auto-afirmación en el que no te mostrases ni bland@ ni dur@.
    • Cierra los ojos y evoca esa situación.
    • ¿Cuál fue el recurso personal que te ayudó?

 

Ejercicios como éste te ayudarán en la búsqueda del goce de la vida. Habrá veces en que tendrás que defenderte también, y el hecho de ser capaz de modular tu comportamiento según las circunstancias (no quedándote estancad@ en una única forma de reacción) será clave para sentirte fuerte y salir airos@ de los conflictos que inevitablemente se irán presentando.

Eva Miralles

Utiliza la polaridad para adaptarte a cada momento, y así tu vida será mucho más rica y plena.

 

Para más información puedes ponerte en contacto conmigo pinchando en https://evamiralles.com/contacto/

 

Dejar una opinión