Desde el momento que somos concebidos pertenecemos a un sistema familiar. Dentro de este sistema hay dinámicas que conllevan implicaciones e identificaciones entre una generación y las siguientes. Esto suele ser el punto de partida de nuestras dolencias físicas, emocionales y psíquicas pero también la fuente de sanación.

Cuando hacemos una constelación estas dinámicas se muestran permitiendo restablecer el orden en el sistema familiar y en sus relaciones.

La forma de trabajar es en grupo y con representes

El alcance de la constelación afecta a la persona que esta trabajando y a todo su sistema familiar. Todos los miembros de este sistema se recolócan cuando uno de los elementos se mueve, restableciendo se los ordenes del amor encontrando un mejor equilibrio.

Esto afecta también a todos los participantes del grupo ya que muchas de las problemáticas son comunes.

 si quieres pedir hora para una constelación ponte en contacto conmigo aquí